Jornada Anual de Promoción de la Vocación Misionera Redentorista

 

Estimados Cohermanos y laicos asociados a nuestra misión.

Hoy, 12 de noviembre de 2023, toda la Congregación celebra la Jornada Anual de la Promoción Vocacional Redentorista. En este día, desde distintos rincones del mundo, nos unimos para conmemorar nuestro llamado a seguir al Redentor. Estamos invitados a renovar nuestro carisma y, en oración, pedir que el Señor envíe misioneros que, viviendo en comunidad, lleven la Buena Nueva del Evangelio.

Este llamado nos recuerda la esencia de ser misioneros apostólicos que, viviendo en comunidad, formemos un solo cuerpo, colaborando como compañeros de Jesucristo en la obra de redención. Como redentoristas, la realidad de dificultad que vive nuestro mundo nos desafía y nos interpela. Por eso, el Espíritu Santo nos anima a salir en misión. Somos una comunidad de seguidores de Jesús, fortalecidos en la fe, llenos de esperanza, fervientes en la caridad, inflamados de celo, humildes y siempre entregados a la oración. (Const. 20).

En este día, se nos invita a realizar una colecta para el Fondo de Solidaridad, con la cual se financia la formación inicial en África y Madagascar, América Latina y El Caribe, Europa y Asia, algunas becas para los estudiantes del Colegio Mayor, la ayuda en caso de catástrofes y otros proyectos pastorales de la Congregación. Por lo tanto, estamos invitados a fortalecer el espíritu de solidaridad entre las Unidades de la Congregación del Santísimo Redentor. Aunque los últimos capítulos generales nos han llamado a la solidaridad, la respuesta no ha sido la esperada, es importante que todos contribuyamos a este propósito.

Hay sangre redentorista por nuestras venas; llevamos al Redentor y proclamamos la Buena Nueva a los pobres, siendo auténticos discípulos de San Alfonso. Seguimos con alegría a Cristo Redentor, participamos en su ministerio, lo anunciamos con sencillez de vida y lenguaje, y estamos siempre disponibles incluso en los lugares y situaciones más difíciles. Somos llamados a hacer de la sencillez cotidiana el lugar donde Dios nos encuentra, para llevar al mundo la abundante redención.

Que María, Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, nos acompañe en esta misión. ¡Que San Alfonso y todos nuestros santos, mártires y beatos, nos sigan bendiciendo para que, como comunidad, sigamos llevando la Buena Nueva al mundo!

 

 

P. P. Rogério Gomes, C.Ss.R.                    P. Paul Vinh, C.Ss.R. 
Superior General                                      Consejero General  

 

P. Gerardo Hernandez, C.Ss.R.

Secretariado General de Formación