DICIEMBRE 2, 2021. Jueves

Señor Jesús, no dejas de recordarnos a cada momento que un día volverás a pedirnos cuenta de cómo hemos administrado los bienes de la vida, principalmente el regalo de la fe: habernos llamado a estar siempre contigo, dando testimonio de tu presencia en nuestra tierra. Por cortos de inteligencia que seamos, entendemos muy bien que el mundo pasará, pues no es eterno. Es materia corruptible, de la cual nosotros somos parte. Lo malo es que, a pesar de saberlo, vivimos como si nunca fuéramos a morir, haciendo planes que van en contra de la única verdad conocida y experimentada a más no poder: nuestra vida tiene un límite temporal e incluso demasiado breve. Tú nos invitas a darle continuidad después de la muerte, proponiéndonos la manera de lograrlo; ¿cuál es? Evitar los vicios y preocupaciones que abundan alrededor, y que nos impiden ver más allá de la apariencia. Tu reino, inaugurado por ti y con proyección eterna, va progresando y nunca retrocediendo. Somos nosotros los que deseamos volver atrás e instalarnos de tal modo en nuestro presente, que nos parece increíble e inaceptable la posibilidad de una proyección hacia ese futuro concebido y existente sólo para quien tiene fe en ti.

Que no seamos desconfiados de ti. Aumenta nuestra confianza en tu palabra, fundamento único y verdadero de cuanto existe. Nos aseguras que un día volverás glorioso y que quisieras vernos firmes ante ti, el hombre modelo de la humanidad. Nosotros vivimos nutriendo esa esperanza, la de comparecer orgullosos de haber pasado por este mundo deseando el de allá arriba, donde estás esperando a todos. Ojalá nada nos haga perder el camino donde fuimos colocados una vez, para encaminarnos hacia ti. Éste comenzó con el bautismo, por el que fuimos consagrados a ti en la vida y en la muerte. Es nuestro propósito no perder la meta del recorrido, tan poblado de tentaciones. Nos proteja tu permanente compañía, hecha realidad en tu palabra y en tus sacramentos; sobre todo, en nuestras acciones de caridad.

 

P. Francisco Pérez Colunga, CSsR

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »