Octubre 7, Nuestra Señora del Rosario. Encíclica ‘Marialis Cultus’, del Papa Paulo VI (pregunta y respuesta).

Conclusión: Valor teológico y pastoral del culto a la Virgen.

Por P. Francisco Pérez Colunga, CSsR

 
1- Algunos dicen que la piedad hacia la Virgen es como un adorno accidental del culto cristiano, ¿es correcto pensar así?
R.- No. La piedad de la Iglesia hacia la Virgen es elemento intrínseco del culto cristiano. La experiencia también lo demuestra. Ella ha sido siempre venerada, desde la bendición de Isabel (Lucas 1,42-45) hasta la alabanza de nuestro tiempo.
 
2- ¿Cuál sería un aspecto de la originalidad del culto a la Virgen?
R.- A diferencia de muchas otras devociones que han surgido, el culto a la Virgen tiene sus raíces muy profundas en la Palabra de Dios y tiene además sólidos fundamentos dogmáticos. La singular dignidad de María se debe al Señor que la llamó.
 
3- ¿Por qué María es nuestro modelo en el crecimiento de la fe?
R.- Porque ella, ya plena en su Concepción, crecía espiritualmente a medida que se unía a la voluntad de Dios y recorría el camino del sufrimiento (Lucas 2,34-35; Juan 19,25-27) progresando en la fe, la esperanza y el amor.
 
4- María, glorificada en el cielo, sigue cerca de nosotros, ¿cómo lo expresa el Papa?
R.- Ella, asunta al cielo, sigue cercanísima a los fieles que la suplican, aun a aquellos que son hijos suyos. Su incesante y eficaz intercesión jamás termina. Es el único ejemplar acabadísimo del cristiano.
 
5- ¿Palabras del poeta Dante citadas por el Papa para describir la gloria de María que ennoblece la naturaleza humana?
R.- “Tú eres aquella que ennobleció tanto la naturaleza humana que su Hacedor no desdeñó convertirse en hechura tuya”. Aunque ajena a la mancha, María es de nuestra estirpe, verdadera hermana nuestra. Ha compartido en todo nuestra condición.
 
6- ¿Razón última del culto a la Virgen?
R.- Tiene su razón en el designio de Dios que realiza todo por amor. Amó a María e hizo en ella maravillas (Lucas 1,49); la amó por sí mismo, la amó por nosotros; se la dio a sí mismo y la dio a nosotros.
 
7- ¿Dónde está el aspecto cristológico del culto a María?
R.- En que Cristo es el único camino al Padre. Cristo es el modelo supremo al que el discípulo debe conformar la propia conducta, hasta tener sus mismos sentimientos, vivir de su vida y poseer su Espíritu (Gálatas 2,20).
 
8- La relación entre Cristo y María se explica así:
R.- La Iglesia, guiada por el Espíritu, reconoce que la piedad a la Virgen, subordinada a la piedad hacia el Salvador y en conexión con él, tiene gran eficacia pastoral y constituye una fuerza renovadora de toda la vida cristiana.
 
9- De manera general, la misión de la Virgen en el pueblo cristiano se describe con estas palabras:
R.- Reproducir en los hijos los rasgos espirituales del Hijo primogénito. La maternal intercesión de María, su santidad ejemplar y la gracia que hay en ella, se convierten para el género humano en motivo de esperanza.
 
10- En la letanía decimos ‘Consoladora de los afligidos, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores’. ¿Significado de estas frases?
R.- El cristiano invoca a María para tener consuelo en la tribulación, alivio en la enfermedad, fuerza liberadora en el pecado. Ella, la libre de pecado, conduce a sus hijos a vencer el pecado con enérgica determinación. La liberación del pecado es condición necesaria para la renovación de toda la vida.
 
11- María brilla como modelo de virtudes, ¿cuáles son las principales que le atribuyen los evangelios?
R.- Fe en la palabra de Dios, obediencia generosa, humildad sencilla, caridad solícita, sabiduría reflexiva, piedad hacia Dios, cumplimiento de los deberes religiosos, agradecida por los bienes recibidos, fortaleza en el dolor, rezar con la comunidad apostólica, delicadeza provisoria, pureza virginal.
 
12- Dando culto a María crecemos en la gracia, ¿cómo lo dice la encíclica?
R.- La piedad hacia María se convierte para el fiel en ocasión de crecimiento espiritual, que es la finalidad última de toda acción pastoral. Es imposible honrar a María sin honrar en nosotros mismos el estado de gracia, es decir, la amistad con Dios y la comunión con él.
 
13- ¿Últimas palabras del Papa Paulo VI en su encíclica?
Deseamos, hermanos, que gracias a su empeño generoso se produzca en todo el pueblo un notable crecimiento en la devoción a María, con indudable provecho para la Iglesia y para toda la sociedad humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Octubre 7, Nuestra Señora del Rosario. Encíclica ‘Marialis Cultus’, del Papa Paulo VI (pregunta y respuesta).”

Translate »