La vocación Redentorista se basa entres principios fundamentales que definen nuestro ser y quehacer en este mundo.


Algunas de nuestras características misioneras
que vivimos día a día.

Impulsando desde el ingreso a la comunidad las propias capacidades y talentos en función de los servicios misioneros.
Haciendo de la comunidad su propia familia, todos los proyectos son asumidos de forma comunitaria.
Movidos por el espíritu de San Alfonso en acompañar al que ha sido excluido por la sociedad. Hacemos de nuestro servicio un entrega.
Compartiendo con hermanos de distintas unidades o provincias, asumiendo el trabajo compartido.