Misión Migrante

Reynosa, Tamaulipas.


Juan su hermano con su esposa y dos niños pequeños salieron de Venezuela hace más de dos meses: a pie, en autobús o en tren llegaron a la frontera entre México y Estados Unidos. Juan espera llegar a Denver, Colorado en los Estados Unidos, donde vive Manuel otro hermano. Juan y su familia llegaron sanos y salvos a Reynosa, pero en Reynosa, él y su hermano fueron retenidos por un rescate donde usó los pocos ahorros que tenía para asegurar su liberación. Juan y su familia viven actualmente con otras 85 personas en la Casa del Migrante Nuestra Señora de Guadalupe. Todas las mañanas Juan y su hermano usan sus teléfonos celulares y tratan de conseguir una cita con la oficina de inmigración en Hidalgo, Texas, pero hasta ahora no ha podido conseguir una cita. Desde la Casa del Migrante, Juan puede ver los Estados Unidos pero hasta ahora su sueño sigue siendo un sueño.

 

El 15 de agosto Monseñor Eugenio Andrés Lira Rugarcia, 9 Redentoristas, 4 hermanas de la Caridad varios clérigos locales almorzaron con Juan y los demás vecinos de la Casa del Migrante. La celebración se llevó a cabo para dar la bienvenida a los Redentoristas a la diócesis de Matamoros, más temprano en el día se llevó a cabo una misa de celebración en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en el centro de Reynosa. El Hno. Jesús Roberto Ávalos Hernández, CSSR (superior de esta nueva comunidad), el Padre Leonardo Moctezuma Mora, CSSR ambos de la Provincia de México y posteriormente el Padre Theodore Dorcey, CSSR de la provincia de  Denver se unirán al Hno. Roberto y al Padre Leonardo para formar la nueva comunidad.

 

Cuando los Redentoristas de México se acercaron al obispo de Matamoros expresando su deseo de trabajar en la diócesis, el primer pensamiento del obispo fue ofrecer a los redentoristas una de sus parroquias que no tiene un sacerdote residente, pero después de hablar con el equipo de liderazgo de la provincia, el obispo Eugenio dijo, “no, si trabajan en una parroquia se van a  distraer por trabajar con los migrantes. Quiero que se concentren en la comunidad migrante”.

 

¿Qué estarán haciendo estos tres Redentoristas en Reynosa? Ayudarán en la Casa del Migrante, posiblemente asumiendo el funcionamiento de la casa, pero lo más importante es que acompañarán a los migrantes que se encuentran en Reynosa. Los redentoristas creen firmemente en el ministerio de la presencia. No tenemos acceso a ninguna visa especial que podamos otorgar mágicamente, no tenemos fondos ilimitados para ayudar a los migrantes, pero creemos en el ministerio de la presencia. Caminar con hombres como Juan y su familia, escuchar sus historias para darles ánimo, darles un lugar seguro donde quedarse y tratar de protegerlos de muchos que se aprovecharían de su difícil situación. Debido a la postura del gobierno de los EE. UU., muchos migrantes están atrapados en Reynosa, el grupo más grande es haitiano y venezolano, pero hay varias personas de América Central y otros países de América del Sur, así como otras de África y Asia. Cuando las hermanas se enteraron de que hay redentoristas haitianos, expresaron la esperanza de que tal vez uno de ellos pudiera unirse al equipo en Reynosa. La hermana dijo que hay muchos choques de cultura en la Casa y un sacerdote redentorista haitiano sería de gran ayuda en esta situación.

 

La nueva comunidad redentorista en Reynosa apenas está comenzando. Todos los nuevos comienzos son difíciles, oren por este proyecto. Oren para que seamos fieles a nuestra vocación como misioneros. Oren también por Juan y su familia. Que el sueño de una vida mejor se haga realidad.

1 comentario en “Misión Migrante”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *